miércoles, 20 de septiembre de 2017

lunes, 11 de septiembre de 2017

Fleabag: un puñetazo de humor


Mujer joven, treintañera, soltera. Vive en Londres y se busca a sí misma. Básicamente, esta es la idea sobre la que transita esta miniserie de seis capítulos. Eso sí, gracias al humor, la ironía, la fluidez de la narración, los diálogos mordaces y a veces absurdos, e incluso, la actuación de la protagonista (Phoebe Waller-Bridgeque también es la directora de la serie) con sus miradas expresivas y provocadoras, Fleabag se convierte en una serie brillante. 

Unas veces descarada y hasta un poco punkotras, se muestra tiernaCasi siempre, con una dosis de humor negro, e incluso, con momentos dramáticos, siempre invita a la reflexión sobre quiénes somos, qué queremos en la vida, qué problemas tenemos en nuestro día a día. Porque de eso habla Fleabag, más allá del sexo, el trabajo o la familia de una mujer treintañera occidental: de la frustración, de los recuerdos, de cómo relacionarnos con las personas que nos importan (pareja, hermanos, padres, padrastros, amigos) y de cómo muchas veces no somos capaces de aceptarnos. 

(Fleabag, dirigida por Phoebe Waller-Bridge, Reino Unido, 2016. De momento solo hay una temporada con 6 capítulos de media hora aproximadamente cada uno, aunque ya han anunciado que en 2018 habrá una segunda temporada. Puede verse en España en Amazon Prime). 



lunes, 4 de septiembre de 2017

Autobiografía y autoficción



El principio de sinceridad lo sustituye la expresión de una subjetividad que, a través de la ficción, accede a una verdad íntima, hecha de equívocos y contradicciones, como equívoca y contradictoria es la identidad del individuo.

*

Lo que importa, pues, no es tanto el relato histórico o factual de los hechos, sino la manera (novelesca) de narrar esos hechos. (Ana Casas).

*

La autobiografía es, por tanto, autoengaño, en primer lugar, porque es autocensura; en segundo lugar, porque se escribe para la exhibición de sí mismo. (Carlos Castillo del Pino).


(Ana Casas (ed): La autoficción. Reflexiones teóricas, Madrid, Arco, 2012).

jueves, 17 de agosto de 2017

William Carlos Williams: Paterson

Imagen extraída de Wikipedia
EL BOCETO DE LOS GIGANTES
II (fragmento)

No hay dirección. ¿Hacia dónde? yo
no puedo decir. No puedo decir
más que cómo. El cómo (el aullido) sólo
está a mi disposición (propuesta): observando-
más frío que la piedra  ●
                                                 un capullo siempre verde,
muy rizado, sobre el pavimento, perfecto-
en jugo y substancia pero divorciado, divorciado
de sus compañeros, caído bajo-

                                                              El divorcio es
el signo de conocimiento en nuestro tiempo,
¡divorcio! ¡divorcio!
                                       con el rugido del río
por siempre en nuestros oídos (atrasos)
induciendo al sueño y al silencio, el rugido
del eternno sueño ●● retando
nuestro despertar-

-desplumado deseo, irresponsable, verde,
más frío a la mano que la piedra,
no dispuesto- retando nuestro despertar:

(William Carlos Williams, Paterson, Cátedra, 2001. Traducción de Margarita Ardanaz).

sábado, 5 de agosto de 2017

Sam Shepard (1943-2017)


Imagen extraída de www.bolsamania.com
Hace tan solo unos días fallecía Sam Shepard (1943-2017). Dramaturgo, narrador, poeta, guionista, actor y músico estadounidense, Shepard era un autor prolífico que, sin embargo, no ha sido -hasta ahora- lo suficientemente traducido y publicado en España, pues apenas se conocen piezas teatrales suyas, teniendo en cuenta que escribió más de cuarenta obras dramáticas y fue ampliamente representado en los escenarios de su país, además de haber conseguido el premio Pulitzer. Una de sus facetas más conocidas es la de actuar en decenas de películas, si bien destaca su papel como guionista en Zabriske Point, dirigida por Michelangelo Antonioni en 1970 y Paris, Texas, dirigida por Wim Wenders en 1984.

En España lo conocemos, sobre todo, como narrador: se han publicado varios libros de relatos y crónicas, todos ellos en Anagrama. La escritura de Shepard en sus cuentos es deudora de Chejov y Hemingway, dando prioridad a los detalles y al poder de sugestión, utilizando pocos recursos narrativos que, sin embargo, permiten crear ambientes y diálogos donde los personajes intentan sobrevivir en un mundo que les resulta extraño y lejano, de tan “real”. Muchos de estos textos son dispositivos extrañamente bellos y perfectos y abundan los finales abiertos: “Cruzando el paraíso”, “Colorado no es un cobarde”, “El hombre que curaba a los caballos”, “Coalinga a medio camino”, “Los gatos de Betty”, “El ojo parpadeante”.

También escribió jugosas crónicas esparcidas en libros como Crónicas de motel, Luna Halcón o Cruzando el paraíso, además de Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carreteraSe puede apreciar en su escritura que Shepard vivió con intensidad, que viajó por el ancho continente americano y que su mirada es profunda y se detiene en pequeños detalles que para la mayoría suelen pasar desapercibidos, un poco al estilo de la pintura de Edward Hopper. De alguna manera, en su escritura se cumple una premisa que reza en uno de sus relatos más celebrados: “La vida es lo que te pasa mientras haces planes para otra cosa”.

A modo de homenaje, Patti Smith, con quien Shepard tuvo una relación de amistad durante décadas, publicó en The New Yorker una emotiva carta de despedida (ver aquí).

Ver su obra publicada en la editorial Anagrama (aquí).